Cómo sobrevivir siendo Biólog@ en una ciudad, sin sucumbir en la banqueta esperando...

domingo, abril 26, 2009

Hierbas de bichos

Existen plantas con nombres comunes alusivos a animales como el epazote zorrillo (Chenopodium foetidum), oreja de burro (Echeveria sp.), ojo de tecolote (Merremia dissecta), lagaña de perro (Plumbago pulchella), mano de león (Geranium seemannii), hierba del piojo (Lobelia cardinales), flor de puerco (Dugesia mexicana) (ahora tan de moda el buen marranito), caña de jabalí (Costus mexicanus), cabeza de guajolote (Smilax lancelolata), ala de murciélago (Passiflora coriacea) y las diferentes colas entre ellas la de caballo (Equisetum sp.), sólo por mencionar algunas cuyos nombres parecen ser parte de recetas mágicas.

Y es que aparte del nombre, muchas de las plantas que están a nuestro alrededor han sido utilizadas para remedios físicos, morales y de amores. Es así como podemos encontrar estas plantas con nuestros hierberitos de confianza o en la jardinera del vecino. La mayoría de estas plantas medicinales provienen de lugares insospechados, de climas diferentes a los nuestros, de tierras lejanas o de difícil acceso. Me gusta imaginar que algunas personas se dedican a extraerlas y se meten en el monte con todo y burro, buscan la plantita, cortan un poco y luego la venden. Claro, suponiendo que hacen un aprovechamiento adecuado. Soy de la idea de que conservar no significa "no tocar", sino saber aprovechar.

Todo esto viene a colación para presentarles una plantita muy peculiar: La cola de caballo.

Conocida en el medio hierbero por sus propiedades diuréticas para padecimientos del riñón y de vías urinarias es una herbácea (o sea que no tiene un tronco leñoso) que crece en pequeñas colonias a orillas de ríos. Su forma de crecimiento es casi única, existe otra que se le parece pero tiene flores rojas y su nombre científico hasta se parece: Russelia equisetiformis; o sea que es una ruselia con forma de equisetum pero na'que ver porque la Cola de caballo no tiene flores sino una estructura reproductiva llamada estróbilo en la punta de su tronco principal. Además tiene una disposición radial de sus ramas secundarias que podrían parecerse a las hojas de los pinos, pero no, les digo que son ramas. Y estas ramas tienen hojas chiquititas, mejor llamadas micrófilas, observen las rayitas negras en las fotos.
Y después de tanta teoría, les dejo lo mejor: fotos de ejemplares vivos, pues me pareció que en la manera que los venden ya secos, rotos y desmembrados, no se aprecia su belleza rara.


Fotos: Ejemplares de Equisetum hyemale en el jardín Botánico Clavijero. Xal., Ver.
Nombres científicos y comunes sacados de: Herbario Medicinal del Instituto Mexicano del Seguro Social. Información Etnobotánica. Aguilar, A., J.R. Camacho, S. Chino, P. Jácquez, M.E. López. IMSS. México 1994. 253 pp.
PD: HAGO MI TOTAL Y ABIERTO PANCHO POR LA CANCELACIÓN DEL DÍA NACIONAL DEL JARDÍN BOTÁNICO (25 de abril) EN EL DEFEÑO VIRULENTO. ¡¡GRRRR!!

|

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home